Asociación de Amigos del Castillo de Cornatel y su Entorno

Asociación sin ánimo de lucro.

~ Bienvenido sea, caballero o doncella, al Castillo de Cornatel ~

Vista sur desde el exterior


 
 

SALUDO

La Asociación de Amigos del Castillo de Cornatel y su Entorno se creó en 1999, tras comprobar que el Castillo de Cornatel comenzaba a desaparecer con la caída de una de las esquinas de la que hoy denominamos «Casa doméstica». Aquella voz de alarma nos hizo recordar lo que Enrique Gil y Carrasco (autor de «El Señor de Bembibre», cúlmen de la novela histórica española y, ambientada sobre todo en El Castillo de Cornatel) había escrito siglo y medio antes sobre el castillo, donde pedía que un mano generosa lo salvara de la ruina. Entonces:

– ¿Por qué no ser nosotros esa mano generosa?

    Así pues, comenzamos a limpiar el castillo al mismo tiempo que invitamos a todo aquel que quisiese a participar en este proyecto: formando parte de la asociación, aportando donativos en el caso de empresas, o sencillamente animándonos a seguir con nuestro sueño. La respuesta fue inmediata y pronto la asociación creció en número de apoyos, sobre todo y gracias también a la difusión mediática que tuvo la iniciativa. Y aunque no faltaron los escépticos que nos tacharon de «locos ilusos», fue mayor la fuerza de los que creyeron en nosotros.

    Todo esto hizo que la Fundación de Patrimonio Histórico de Castilla y León se fijara en el castillo, y que encargara al arquitecto Fernando Cobos Guerra la elaboración de un plan director de restauración de la fortaleza, del cual se desglosó una primera fase que es la que ha sido ejecutada hasta el momento. Dicho sea de paso que, al principio, ni de lejos se había soñado con llegar hasta donde hemos llegado, gracias a la constancia, el trabajo, y sobre todo a la ilusión colectiva de aquel grupo de «locos ilusos».

    Para conseguir estos logros la asociación programó una serie de actividades que ya se han convertido en tradición, una de las primeras fue la creación y organización de una fiesta anual en el castillo, así nacieron Las Noches de Cornatel; de la que la asociación llegó a organizar cuatro ediciones, consolidándose como referente y cita imprescindible en el calendario estival de la comarca berciana. Y pasando a ser organizada los años posteriores por el ayuntamiento de Priaranza del Bierzo, al cual pertenece Villavieja, pedanía de éste y enclave del castillo. También se crearon unos premios encaminados a distinguir a aquellas personas o instituciones que trabajaran por la consecución de los mismos fines que la asociación, estos fueron dos; el primero que denominamos «Tenente», en honor a Jimena Muñiz, primera mujer tenente del castillo allá por el siglo XI, iría destinado a aquellos que no formaran parte de la asociación; y el segundo denominado «Socio de Mérito», estaría destinado a los que formaran parte de la misma. Además, se programan otra serie de actividades como la jornada de pintura del doce de octubre, que año tras año se supera con la colaboración de la Asociación de Pintores del Bierzo.

    Todavía queda mucho por hacer, por eso seguimos aquí, a Cornatel le falta por completar el plan director, pero también su entornó nos ofrece una serie de atractivos que merecen nuestra atención: el paso de canales romanos hacia «Las Médulas» por el mismo, el «Castro de la Peña del Hombre» de Paradela de Muces, las cuevas naturales de Villavieja, por citar los casos más cercanos, han hecho que hayan nacido otras asociaciones hermanas que comparten nuestros mismos fines; como la Asociación Cultural Muces y la de Caballeros de Úlver. Por lo tanto, queda mucho por hacer en esta maravillosa tierra que tenemos, y de disfrutar de nuestros logros, al mismo tiempo que dejamos un buen legado patrimonial y turístico para generaciones venideras…

    … y por si algún día Enrique Gil y Carrasco vuelve por aquí, que se sorprenda de lo que ha sido capaz de hacer esa «mano generosa».

Daniel Fernández Gómez, PRESIDENTE DE LA ASOCIACIÓN.

Y ahora un poco de historia…

Páginas . 1 . 2